Colaboración internacional potenciará agricultura con agua de mar en el desierto de Atacama

 

Entidades catalanas y nuestra Universidad, suscribieron convenios que favorecerán la investigación científica en un área de creciente desarrollo.

Potenciar el uso de agua de mar como insumo para impulsar la agricultura en el desierto de Atacama, es el desafío que se han propuesto expertos chilenos y catalanes, quienes ven en el uso de este recurso una oportunidad única para producir alimentos en una de las zonas más áridas del planeta.

Una comitiva de la Fundación Aqua Maris y de la Universitat Politècnica de Catalunya (España), instituciones con amplia trayectoria en el uso de agua oceánica para uso agrícola, visitaron la región de Antofagasta, donde destacaron el potencial de la zona pare este tipo de cultivos.

En la oportunidad, junto con recorrer caletas de la zona, como Constitución y Paposo, firmaron convenios de colaboración con nuestra Universidad, para impulsar el trabajo en el ámbito de la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías en el área.

El acuerdo, que fue firmado por autoridades de las tres instituciones participantes, establece el intercambio de capital humano y de conocimientos que permitan fomentar, en forma exitosa, este tipo de agricultura no tradicional.

“El desierto plantea muchos desafíos en la línea agrícola”, resaltó el Rector, Jorge Tabilo, quien agregó que a través de este tipo de iniciativas pueden surgir nuevas soluciones productivas para el norte de Chile.

Lo anterior fue reafirmado por el Director del Centro de Investigación Tecnológica del Agua en el Desierto (Ceitsaza) de la UCN, Leonardo Romero. El científico puso de relieve que esa entidad cuenta con avances en el cultivo de hortalizas regadas capilarmente con agua marina, las que incluyen tomates, entre otras especies que no toleran directamente el agua proveniente del océano. “Hemos realizado reuniones para afinar el trabajo en torno a la tecnología de cultivo agrícola con agua de mar e introducir mejoras”, agregó el investigador, al destacar la creciente vinculación con sus pares europeos.

 

EXPERTOS CATALANES

El Director de Proyectos de la Fundación Aqua Maris, Oriol Arnal, explicó que la idea es aplicar, en el desierto de Atacama, los conocimientos que la entidad ibérica ha desarrollado por años en Barcelona.

“Este convenio supone una apertura de puertas, para poder implementar proyectos que tienen una gran connotación social, por la falta de recurso hídrico que existe en esta zona”, puntualizó.

Una visión similar manifestó, Josep García Raurich, Director del Centro de Control y Seguridad Alimentaria de la U. Politècnica de Catalunya, quien planteó que además de utilizar el agua marina, también se puede avanzar en áreas que incluyen el uso de residuos que genera el consumo de cítricos, como naranjas y limones. La idea es aprovechar las cáscaras, hacerles un tratamiento y sacarles los subproductos que tienen un valor añadido”, acotó.

El experto europeo añadió que las cáscaras de cítricos, convenientemente tratadas, pueden ser de utilidad para modificar la salinidad de aguas marinas o utilizarlas como abono, lo que tendría amplias aplicaciones para cultivos agrícolas en ambientes desérticos.